X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
banner

ARTICULOS

Guardería “Els Daus”

Un proyecto con elevados criterios de sostenibilidad que como novedad incluye una fachada ventilada de paneles de caucho reciclado.

Compartir: 

El estudio de arquitectura AIA Salazar-Navarro, liderado por los arquitectos Albert Salazar y Joan Carles Navarro, y que se caracteriza por los múltiples proyectos en el ámbito educativo y social en los que han participado, ha sido el encargado de proyectar la guardería "Els Daus" (los dados) de Cardedeu, Barcelona.

Esta nueva guardería municipal, en funcionamiento desde principios de año e inaugurada el pasado 30 de marzo, es una alternativa real a las estructuras arquitectónicas y educativas convencionales, que tomando como inspiración las ideas de la escuela Montessori, permiten una enseñanza innovadora basada en la experimentación.

El proyecto “Els Daus” fue el ganador del concurso de ideas promocionado por el Ayuntamiento de Cardedeu, siendo la principal característica del edificio su planteamiento como un juego de volúmenes arquitectónicos dispuestos aparentemente al azar sobre un tablero de juegos, como metáfora del significado del propio edificio.

Se trata de un proyecto construido con elevados criterios de sostenibilidad que tiene como elemento más relevante la fachada ventilada de los cubos, que está realizada a base de paneles de caucho reciclado, siendo una fachada completamente elástica y a la vez blanda.

Descripción del edificio

El objetivo más importante que tuvieron los arquitectos a la hora de plantearse el edificio ha sido analizar qué significa y qué importancia tiene una guardería como el primer lugar en el que los niños se relacionan con otros niños, y con un entorno que no es el de su propia casa.

En segundo lugar, analizar la tipología que el edificio debería de tener, teniendo en cuenta el primer objetivo y, evidentemente, el emplazamiento elegido. Por ello se plantea una edificación aislada donde el programa se desarrolla totalmente en planta baja.

Además, aprovechando la existencia del jardín urbano colindante, se ha provocado el acceso a la guardería desde éste, con la posibilidad de utilizar los juegos infantiles y convertirlo en una gran sala de espera y un lugar de relaciones sociales, tanto para los niños como para los padres a la hora de recoger a los niños.

Morfología del edificio

El objetivo es conseguir que los niños y niñas no se sientan encerrados en un espacio, es decir, mantener siempre la prioridad de espacios abiertos sin vallas o cerramientos aparentes, pero manteniendo la seguridad.

La posición de los módulos cúbicos que contienen las aulas de una manera aparentemente aleatoria, como si estuvieran diseminados por la parcela, provoca la aparición de espacios interiores que al estar también comunicados con el exterior nos permiten su utilización como un gran patio exterior pero cubierto.

De esta manera, los niños pueden disfrutan de un patio exterior al aire libre, y de una gran sala comunicada con el exterior por los dos extremos, que se puede considerar un exterior cubierto para los días en los que la meteorología no les permite salir fuera.

Los cubos que contienen las aulas, dada su posición, permiten mantener una estrecha relación entre el espacio exterior y el espacio central interior, que acoge la sala de psicomotricidad. En este espacio interior, tal y como hemos destacado anteriormente, separada mediante unas cortinas encontramos la sala de descanso de los profesores y la sala de psicomotricidad. Estos espacios están definidos perfectamente mediante cortinas y la variación en los materiales de pavimento, pudiendo incorporarse al espacio central cuando las necesidades lo requieran.

Cada uno de los cubos contiene una línea escolar. El de dimensiones más pequeñas está destinado a los bebés de 0 a 1 año en dos aulas que se pueden comunicar entre sí mediante una persiana enrollable de lamas que permite mantener la intimidad entre las dos aulas o convertirlas en una de mayores dimensiones. Los otros dos cubos acogen respectivamente a los niños de 1 a 2 años y de 2 a 3 años.

Estos módulos gozan de visuales directos y acceso a los espacios exteriores e interiores controlados. Los espacios están pensados y dimensionados para el juego, así como para actividades relacionadas con el conocimiento y la imaginación, para la vida social y afectiva, sensorial y de lenguaje, así como para la psicomotricidad. El módulo de administración se encuentra ubicado cerca del acceso, donde se encuentran las oficinas de administración y dirección, junto con la sala de profesores y la enfermería.

El módulo de servicios situado justo al lado del módulo de administración, contiene la cocina: equipada con un almacenamiento, tratamiento y cocinado de alimentos, biberonería y también una zona de limpieza para la vajilla, los objetos y productos de limpieza, la lavandería, lavadora y secadora de ropa; almacén para los elementos de psicomotricidad; así como servicios sanitarios adaptados con ducha.

Finalmente, este edificio puede ser considerado además como un ejemplo de educación medioambiental, ya que los arquitectos de AIA Salazar-Navarro han conseguido, sin grandes inversiones económicas, proyectar un edificio sostenible.

Este compromiso con el medio es evidente en la utilización de caucho reciclado -un material con muy pocos segundos usos y difícil de reciclar-, pero también en el uso de sistemas constructivos que mejoran el comportamiento energético del edificio, reduciendo al mínimo posible el consumo, como es el caso de la fachada ventilada o el aprovechamiento y potenciación de los sistemas de ventilación cruzada.

Por otro lado la utilización de una instalación con placas térmicas para conseguir el calentamiento del 100% del ACS ayuda a minimizar hasta el 30% el consumo de la calefacción por suelo radiante.

Conclusión

La guardería sostenible “Els Daule” con sus espacios abiertos, las paredes de caucho "blandas" y unas dimensiones adaptadas a los más pequeños, se convierte en un lugar ideal para vivir los primeros contactos con un entorno social diferente del familiar y donde a través de diferentes laboratorios, como el de el agua o el de oscuridad, los niños aprenden a través de la experimentación propia.

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 40

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE