X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
banner

NOTICIAS

Las nuevas normativas de Ahorro de Energía impulsan los aislantes de alto rendimiento.

Compartir: 

El Documento Básico de Ahorro de Energía mediante la limitación de la demanda (DB-HE 1) establece que los edificios dispondrán de una envolvente de características tales que limite adecuadamente la demanda energética necesaria para alcanzar el bienestar térmico. Este bienestar se mide en función del clima de la localidad, del uso del edificio y del régimen de verano e invierno, así como por sus características de aislamiento, permeabilidad al aire y exposición a la radiación solar, reduciendo el riesgo de aparición de humedades de condensación superficiales e intersticiales que puedan perjudicar sus características, y tratando adecuadamente los puentes térmicos para limitar las pérdidas o ganancias de calor y evitar problemas higrotérmicos en los mismos.

Estas características pueden definirse mediante el método de cálculo recogido por la opción general, para lo que es necesario la utilización de un programa informático como el LIDER, o pueden definirse mediante el método de cálculo recogido por la opción simplificada, que es el método que se ha seguido en este artículo. La opción simplificada es aplicable en la mayoría de los edificios y en todas las obras de rehabilitación. Quedarían excluidos de poder seguir esta opción los edificios singulares.

Por su parte, el CTE incrementa las exigencias de seguridad, habitabilidad y sostenibilidad de los edificios, y en lo que al ahorro de energía se refiere, incrementa los niveles de aislamiento térmico exigidos en edificios de nueva construcción, reformas integrales o reformas que afecten a más del 25% de la envolvente de los edificios de una superficie superior a 1.000 m². Este incremento es más significativo en cubiertas que en fachadas, y dependerá de diversos factores, como la zona climática, los puentes térmicos, o en el caso de las fachadas, los valores de transmitancia de los huecos.

La espuma rígida de poliuretano aplicada in situ por proyección, al tener el menor valor de conductividad térmica de los materiales aislantes usados en la construcción (?=0.028 W/m•K) alcanza el nivel de aislamiento requerido con el mínimo espesor. Este ahorro de espesor será más acusado en aquellas aplicaciones en las que sean necesarios niveles más altos de aislamiento.

Cálculo de espesores necesarios para cumplir el CTE

En función de la zona climática [el DB-HE 1 define cinco zonas climáticas de invierno sobre las cuales establece las exigencias de transmitancia térmica de muros de fachada, suelos y cubiertas. Estas zonas climáticas van desde la A (más cálida) hasta la E (más fría)] y del tipo de solución constructiva, en las siguientes tablas se pueden encontrar los espesores de espuma de poliuretano (en cm.) necesarios para cumplir con la opción simplificada del CTE en cubiertas, suponiendo que se emplea una solución constructiva homogénea en todo el cerramiento.

Se han tomado como valores representativos de resistencia térmica (R) o conductividad térmica (?) de cada capa los incluidos en el borrador 01 del Catálogo de Elementos Constructivos.

Los valores están calculados considerando el mayor valor para la transmitancia de huecos. Utilizando el menor valor de transmitancia para los huecos estos espesores se podrían reducir.

NOTICIAS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> >>> 1184

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

banner

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE