X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.

ARTICULOS

Apuesta del Cubo de Hielo en Barcelona

Después de dos semanas, un 79,1% del hielo sobrevivió al verano barcelonés gracias al estándar Passivhaus.

Compartir: 

La Cámara de Comercio Alemana para España junto con el instituto de eficiencia energética TBZ y la empresa Energiehaus celebraron el pasado 21 de julio la clausura de la Apuesta del Cubo de Hielo en Barcelona. Después de haber estado expuesto durante dos semanas en la Plaza Nova de Barcelona, el cubo de hielo fue desmantelado de la caja superaislada que le protegía durante este tiempo.

Clausura de la Apuesta del Cubo de Hielo en Barcelona.Foto: John E.French

Los espectadores del evento quedaron impresionados por el excelente estado en el que se hallaba el cubo de hielo, aparentemente indiferente al calor que había hecho en la Plaza Nova desde el 8 al 21 de julio. Solo se habían convertido en agua líquida 209 litros de los 1000 litros del experimento, por lo que un 79,1 por ciento del hielo se había conservado en estado sólido. La temperatura en el interior de la caja se había mantenido en 0,2° después de dos semanas, cuando en el exterior las temperaturas alcanzaron hasta 30°.

El instituto TBZ realizó una simulación dinámica con la herramienta TAS, para ver cuál sería teóricamente la mejora respecto a una construcción convencional. Foto: John E.French

Con este espectacular resultado ha quedado demostrada la alta eficiencia del aislamiento térmico y la alta hermeticidad al aire que caracteriza la construcción según los estándares Passivhaus utilizada para esta apuesta. Una construcción de este tipo puede contribuir a que las estancias en nuestros edificios no sólo permanezcan caldeadas en invierno, sino que también se puedan mantener frescas en verano, sin tener que recurrir a la instalación de aire acondicionado, y así contribuir al ahorro de energía eléctrica y de emisiones de CO2, gas responsable del cambio climático.

Foto: John E.French

El instituto TBZ realizó una simulación dinámica con la herramienta TAS, para ver cuál sería teóricamente la mejora respecto a una construcción convencional.

Foto: John E.French

En la misma construcción, pero sólo cumpliendo con la normativa Española actual (CTE-HE1), se hubiese descongelado tres veces más de hielo, o sea aproximadamente un 60 por ciento. En una construcción típica para las viviendas españolas de los años cincuenta hasta setenta (antes de la primera normativa energética), sólo hubiera sobrevivido un dos por ciento del hielo.

Caja protectora. Foto: John E.French

La caja protectora se caracteriza por contar con un altísimo grado de aislamiento térmico, de hasta 30 centímetros de espesor, en el que se han utilizando materiales y tecnologías suministradas por las empresas patrocinadoras del evento. La caja ha sido construida según los requerimientos del estándar de construcción Passivhaus, internacionalmente reconocido por su exigencia en cuanto a eficiencia energética en construcciones de nueva planta y en la rehabilitación de edificios.

Foto: John E.French

A los asistentes al evento se les invitó a apostar por la cantidad de hielo intacto que quedaría al finalizar el experimento, después de haber estado expuesto a la intemperie durante dos semanas en el mes de julio. Participaron unas cien personas, con apuestas que iban desde los 50 hasta los 1000 litros. Como ganadora de la apuesta, Miereia Hill Llaó, de Vilafranca del Penedés irá a un viaje a Alemania organizado por la empresa Energiehaus, para visitar edificios construidos según el estándar Passivhaus.

Ponenecias sobre Eficiencia Energética. Foto: John E.French  

Durante las dos semanas de la apuesta se organizaron una serie de ponencias sobre eficiencia energética con la colaboración del Colegio de Arquitectos de Cataluña, inauguradas por Antoni Sorolla, Delegado de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona, Antoni Casamor, Presidente de la Demarcación de Barcelona del CoAC, y por Teresa Battle, Vicepresidenta de la Agrupación AuS.

Ya la primera apuesta, que se organizó en el mes de junio por las mismas entidades dio un resultado sorprendentemente positivo. El 96,5 por ciento de los 1000 litros expuestos durante dos días en la semana “Alemania en Barcelona” se mostraron indiferentes al calor y mantuvieron su estado congelado. Una construcción convencional, cumpliendo la normativa actual, hubiera perdido tres veces más de hielo, como verificó en instituto TBZ mediante simulación dinámica.

Entre las dos apuestas celebradas en Barcelona, en junio y julio de 2011, han participado unas 800 personas, manifestando así su interés en los conceptos de eficiencia energética promovidos por este evento.

Análisis energético por el instituto TBZ

La temperatura media exterior del 8 al 21 de julio 2011 en Barcelona fue 24,6 grados. La temperatura en el interior de la caja aislada bajó de 30 grados a valores por debajo de un grado dentro de 27 horas y se mantuvo entre 0,2 y 0,3 grados durante de la segunda semana.

Gráfico: Datos reales medidos con los sensores del IREC (Institut d’Energies Renovables de Catalunya)

Valores transmitáncia térmica de la envolvente:

  • Paredes: 0,1 W/m²k
  • Cubierta: 0,09 W/m²k
  • Solera: 0,21 W/m²k

El experimento demuestra la alta capacidad del aislamiento térmico, junto con una alta hermeticidad al aire, de mantener los espacios interiores frescos en verano, cuando en el exterior las temperaturas suben por encima de los 30 grados. Traducido a la construcción de un edificio convencional, un efecto parecido (evidentemente no tan espectacular) se puede conseguir proyectando nuestra arquitectura con una piel térmica muy bien aislada y con una protección solar muy eficiente combinado con una orientación optimizada respecto al camino del sol.

El experimento es una muy buena demostración de que la industría en España está capacitada para contruir edificios con un alto aislamiento térmico y una alta hermeticidad al aire. Esta hermeticidad al aire no se debe confundir con la capacidad de los edificios de “respirar”. Edificios muy hermeticos al paso de aire desde el interior hacia el exterior, tal como lo promueve el estándar Passivhaus, garantizan una calidad de aire interior mayor que la del exterior; eso se ha demostrado en varios estudios Europeos (Cepheus, Passive-on-ON), y en muchas monitorizaciones en situ.

Detalle constructivo del tipo de pared utilizada

Detalle constructivo del tipo de pared utilizada, con una transmitáncia térmica de 0,1 W/m²k: Porcentaje del hielo derretido después de dos semanas: 21%.

A la izquierda, sección constructiva de la pared tipo CTE, con una transmitáncia térmica de aproximadamente 0,7 W/m²k: Porcentaje teórico calculado del hielo derretido después de dos semanas: 60%. En la parte derecha de la imagen, sección constructiva de la pared tipo edificio años 50-70, con una transmitáncia térmica de aproximadamente 1,3 W/m²k: Porcentaje teórico calculado del hielo conservado después de dos semanas: 2%

Imagen termográfica : 12.07.2011 - 7:30 de la mañana (Arqintegral Barcelona)

En la imagen termográfica se ve que la temperatura del suele por debajo de la caja está a dos grados más alto que la de su alrededor; demuestra del alto aislamiento y la hermeticidad entre el interior de la caja y su exterior.

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 40

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE