X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
banner

ARTICULOS

CIBARQ10

El congreso pone de manifiesto que ya es posible conseguir ciudades con bajas emisiones.

Compartir: 

La ciudad de Pamplona (Navarra) acogió entre los días 21 y 22 de octubre el IV Congreso Internacional de Arquitectura, Ciudad y Energía, CIBARQ10 “Low Carbon Cities” que, organizado por el Departamento de Arquitectura Bioclimática del Centro Nacional de Energías Renovables-CENER, planteó como objetivo durante dos días reivindicar las ciudades con bajas emisiones.

El principal eje de debate de este foro, en el que participaron varios de los arquitectos más importantes en la materia a nivel internacional, como Thomas Herzog, Ken Yeang, Stephen Selkowitz o Iñaki Ábalos, se centró en la presentación de pautas necesarias para desarrollar proyectos e iniciativas dentro de las ciudades que logren una reducción drástica del consumo energético de las misma y por lo tanto, una reducción de las emisiones de CO2.

La primera jornada de CIBARQ10, dio comienzo con el acto inaugural al que han asistieron José Javier Armendáriz, Director General de CENER; José Mª Roig, Consejero de Innovación, Empresa y Empleo del Gobierno de Navarra y Yolanda Barcina, Alcaldesa de Pamplona, se centró en la exposición de diferentes proyectos de edificación que marcan pautas de cómo debe plantearse la arquitectura eficientemente energética según los escenarios concretos.

Repensar el diseño y la construcción

Para Thomas Herzog, Arquitecto alemán considerado uno de los fundadores de la Arquitectura bioclimática y que durante su ponencia expuso una introspectiva del trabajo realizado por el estudio alemán Herzog+Partner, el objetivo de la profesión debe basarse en el diseño de edificios y espacios urbanos que protejan los recursos naturales y utilicen de la manera más extensa posible las fuentes de energía renovables, en especial la energía solar. No en vano Herzog es uno de los impulsores de la Carta Europea de la energía Solar en el Urbanismo. “La forma del medio ambiente futuro que construyamos debe basarse en un acercamiento responsable al medio ambiente y en el uso del inagotable potencial energético del sol” apuntó.

Según expuso en su intervención, aproximadamente la mitad de la energía que se consume en todo el mundo se utiliza para hacer funcionar los edificios y otro 25% es la consumida por el tráfico. Para generar esta energía, se utilizan enormes cantidades de combustibles fósiles no renovables y los procesos que forman parte de la transformación de combustibles en energía también presentan un efecto negativo y duradero para el medio ambiente, representado en las emisiones que emiten.

Herzog indidió en que esta situación demanda una rápida e importante reorientación de la manera de pensar, particularmente desde el punto de vista de los urbanistas y de las instituciones que forman parte del proceso de construcción.

 

Según el arquitecto alemán, el papel de la arquitectura como una profesión responsable adquiere una gran importancia en este sentido. “En el futuro, los arquitectos deben ejercer una influencia mucho más decisiva en cuanto a la concepción y al diseño de las estructuras urbanas y de los edificios, en el uso de materiales y elementos constructivos y, por lo tanto, en el uso de la energía; en comparación con el que tenían en el pasado” ha comentado.

No obstante, también apuntó que para cumplir estos objetivos, es necesario modificar los cursos existentes de formación y capacitación, así como los sistemas de abastecimiento de energía, los modelos de financiación y distribución, los estándares y las regulaciones legales y normativas de acuerdo con los nuevos objetivos.

Belleza termodinámica

Para Iñaki Ábalos, catedrático de Proyectos Arquitectónicos en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid y socio fundador del estudio Ábalos+Sentkiewicz Arquitectos lo más preocupante no es la obtención inmediata de una eficacia absoluta de los edificios sino definir el tipo de conocimientos termodinámicos que es necesario fundir con los tradicionales de la arquitectura para lograr desde el inicio de los procesos de diseño una verdadera sinergia entre forma y sostenibilidad.

La belleza termodinámica surge, según él, a partir de una comprensión concentrada de tres disciplinas como son el paisaje, la arquitectura y el medioambiente, consideradas hasta hoy independientes o a lo sumo complementarias. Según este arquitecto donostiarra, la belleza termodinámica, que ha tangibilizado con diferentes ejemplos, es un intento de relacionar los temas técnicos relativos a la sostenibilidad con los más propiamente arquitectónicos.

Ábalos defiende además la idea de “verticalscapes o rascacielos” por ser “prototipologías” que avanzan una forma diferenciada de proyectar el espacio público y la interrelación entre programa y eficacia energética. Según su opinión “la construcción vertical o rascacielos es una modalidad aún en su “infancia” que debe ser estudiada y experimentada como aquella con más interés para resolver los enormes problemas que plantean las megalópolis contemporáneas”.

Con todo, las principales barreras que dificultan, para este arquitecto, la implantación de proyectos energéticamente eficientes radican por un lado en la actual educación profesional con unos planes de estudio obsoletos, y por otro, en la mala articulación del sobrecoste que produce la experimentación de nuevas tecnologías, especialmente en los encargos públicos. Hay también uno tercero, de fondo, que es la ideología tecnocrática detrás de los distintos sellos de eficiencia energética, que según Ábalos “debe ser criticada no solo desde sus propios baremos sino con más intensidad desde su insensibilidad a los temas subyacentes a la sostenibilidad en el plano social, cultural y productivo: hace falta que ensayistas, pensadores y filósofos entren a cuestionar la mediocridad ideológica de los reglamentos y sus adalides.”

La segunda jornada de CIBARQ10, estuvo dedicada fundamentalmente a conocer cómo deben ser tecnológicamente los edificios y cómo integrar en los mismos de la forma más exitosa posible las energías renovables. En el programa del día se escucharon además de las experiencias y proyectos reconocidos de relevantes profesionales internacionales, las presentaciones libres seleccionadas del Concurso de Experiencias y Proyectos CIBARQ10 en el que han participado más de 70 profesionales y estudiantes universitarios con obras y proyectos de arquitectura, ingeniería y urbanismo que buscan la eficiencia energética, utilizan energías renovables y tecnologías de fácil aplicación, obtienen beneficios ambientales y son viables económicamente.

“En Estados Unidos, los edificios representan el mayor y más rápido crecimiento de uso de energía. Suponen el 40% del consumo de energía y de emisiones de efecto invernadero y más del 70% del total de la energía eléctrica que se utiliza”. Son algunos de los datos que ha aportado a CIBARQ10, el prestigioso físico estadounidense Sthephen Seltkowitz. Como ha planteado durante su intervención, a pesar de algunos éxitos de gran visibilidad y de algunas décadas con políticas y programas para tratar estos retos, el uso total de energía en el sector de la construcción continúa aumentando en Norteamérica y como se ha visto a lo largo del Congreso en toda Europa. Según Seltkowitz, para ralentizar o invertir estas tendencias y los impactos adversos de las emisiones de carbono en el cambio climático, es necesario un cambio sustancial en el consumo de energía en los edificios. En su opinión existen opciones, que ejecutadas con eficacia, no solo servirán para reducir el uso de energía de manera drástica, sino que, además, servirán para generar nuevos puestos de trabajo respetuosos con el medio ambiente y para mejorar la economía.

Retos y oportunidades

Para Seltkowitz uno de los retos que se plantea en el sector de la edificación es el de desarrollar y construir “sistemas de fachada dinámica” fiables, que proporcionan con frecuencia confort, comodidades y eficiencia energética. Otro, debería ser la evaluación integral del ciclo de vida de un edificio, es decir plantear los requisitos de rendimiento desde el inicio del proyecto hasta su funcionamiento y, en último término, su demolición; y por otro lado, pasar del enfoque actual en el que parece que la tecnología por sí misma es la “solución” hacia una estrategia conjunta en la que política, planes de empresa y tecnología vayan de la mano y constituyan un conjunto cohesionado.

Seltkowitz ha presentado además sistemas nuevos para las fachadas de edificios activos que prometen contribuir a lograr un uso neto cero de energía. Para el Director del Departamento de Tecnologías Edificatorias en el Lawrence Berkeley National Laboratory de California el caso de las fachadas es especialmente interesante, dado que se está desarrollando un debate acerca del papel del acristalamiento en edificios de alta eficiencia ya que se ha pasado de los acristalamientos simples en fachadas que, hace unos años, era sinónimo de facturas eléctricas altas, reflejos y disconfort térmico, a una situación actual en la que 30 años de innovaciones en el campo del diseño y rendimiento de acristalamientos hacen posible dotar al vidrio de unas propiedades térmicas determinadas cercanas a las de los muros y proporcionar opciones para el control dinámico de la luz solar y natural. No obstante, la construcción de fachadas precisa de la integración del vidrio con el enmarcado, medios para controlar las fugas de aire y proporcionar ventilación, así como de la admisión de luz natural para contrarrestar la iluminación eléctrica al mismo tiempo que se controlan los reflejos, todo ello en un gran abanico de condiciones, que abarcan desde la noche al día, del verano al invierno y del norte al sur.

Sostenibilidad + Tecnología. La visión de Raúl Huitron

Otro de los profesionales internacionales que en la actualidad está trabajando por la integración tecnológica de las energías renovables en la edificación es el arquitecto mexicano Raúl Huitrón, quien desde su empresa BIOMAH ha trabajado como consultor para la eficiencia energética de proyectos de todo tipo: casas, hoteles, edificios de usos mixtos, torres de oficinas y rascacielos, centros comerciales, etc. en México, España, China y Colombia.

Huitrón ha traído hasta CIBARQ10 diferentes ejemplos de proyectos de arquitectura como de consultoría realizados en su estudio. Al primer grupo pertenece la Casa Sustentable de producción masiva. Una casa diseñada para ser producida en serie, de la cual se acaba de construir el primer modelo para presentar al mercado mexicano todo su potencial inmobiliario y sus aplicaciones tecnológicas. Se trata de una casa capaz de producir la energía que necesita con fuentes de energía renovable –solar-, que potabiliza el agua de lluvia para consumo humano, recicla aguas residuales y está construida con materiales reciclables y reciclados. Además está equipada con celdas fotovoltaicas y fototérmicas y cuenta con sistemas de automatización de iluminación con tecnología de punta, así como sensores de viento para la apertura de ventanas.

La 4ª edición de CIBARQ10, que durante dos días congregó en Pamplona a 300 arquitectos, ingenieros y profesionales fue clausurada por José Javier Armendáriz, Director General de CENER y Florencio Manteca, Director de CIBARQ quienes no dudaron en destacar el importante nivel de ponencias e ideas escuchadas en este foro que en esta edición ha querido reivindicar las ciudades con bajas emisiones. Al igual que ha sucedido en anteriores convocatorias, CIBARQ10 ha propuesto una serie de cuestiones a debate con el fin de que posteriormente se debatan socialmente. CIBARQ10, Congreso Internacional de Arquitectura, Ciudad y Energía, “Low Carbon Cities”, has sido organizado por el Departamento de Arquitectura Bioclimática de CENER, y en esta ocasión ha contado con el patrocinio de: Gobierno de Navarra, Rockwool, Construcciones Abaigar, y Philips y como instituciones colaboradoras: la Comisión Europea (Sustainable Energy Europe), el Ayuntamiento de Pamplona, y el Portal CONSTRUIBLE, y las revistas Habitat Futura y Ecoconstrucción.

 

Y desde CONSTRUIBLE nos quedamos con una de las ideas planteadas por Thomas Herzog en su intervención, la gran importancia del arquitecto en la consecución de ciudades más sostenibles: “Los arquitectos deben tener una influencia más decisiva en cuanto a la concepción y al diseño de la estructuras urbanas y de los edificios, en la elección y uso de los materiales y las soluciones constructivas y, en consecuencia, en el uso de la energía".

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 40

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE