X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
banner

NOTICIAS

El Ayuntamiento de Pamplona recibe el Premio Solar 2006 por su iniciativa de montar una red de 12 colegios fotovoltaicos.

Compartir: 

El Ayuntamiento de Pamplona ha sido galardonado con el Premio Solar 2006 dentro de la categoría de "ciudades, municipios o servicios municipales que han realizado proyectos emblemáticos de energías renovables". Este premio, una escultura y un diploma, se le ha concedido al Consistorio por su iniciativa de crear una Red de colegios fotovoltaicos, una idea originaria de la Agencia Energética Municipal de Pamplona para implicar a la ciudad en el ahorro de energía y la promoción de fuentes renovables.

El premio ha sido concedido por Eurosolar (Asociación Europea por las Energías Renovables) una asociación sin ánimo de lucro que pretende realizar su trabajo con independencia de los partidos políticos, instituciones, empresas comerciales y grupos de interés especifico, y que promueve la substitución completa de la energía nuclear y de los combustibles fósiles por las fuentes de energía renovable.

El objetivo de este certamen es divulgar el uso de la energía solar y movilizar al público en favor de este tipo de fuentes energéticas. Los premios se han otorgado a siete categorías diferentes de proyectos e iniciativas innovadores relevantes en la utilización de energías renovables.

El acto de entrega de este premio ha tenido lugar en Barcelona dentro de una ceremonia celebrada en el salón de actos de la Universitat Oberta de Cataluya (avenida Tibidabo 39-43). El encargado de entregar el galardón ha sido el doctor Josep Puig, presidente de la sección española de Eurosolar.

Un proyecto que crece de año en año

En 1998 el Ayuntamiento de Pamplona creó la Agencia Energética. Entre los objetivos de este servicio se encontraba el implicar a la ciudad en el ahorro de energía y en la promoción de las energías renovables. Pamplona, con unas 2.000 horas de sol al año y una irradiación anual aproximada de 1.408 kilowatios hora por metro cuadrado (Kwh/m2), posee un importante potencial de explotación que en esos momentos no se aprovechaba.

Para fomentar la utilización de la energía solar en Pamplona y acercarla al ciudadano, nace en junio de 2001 el proyecto “red de colegios fotovoltaicos” que aspira a la creación de una malla de instalaciones solares fotovoltaicas (ISF) en centros escolares municipales (y en el Museo de Educación Ambiental de la ciudad), a las que se añaden aplicaciones para amplificar su vertiente pedagógica.

Como el enfoque excede a la comunidad educativa y pretende llegar más allá, la estrategia de acción es distribuir los centros escolares valorando una distribución espacial adecuada por la ciudad, teniendo en cuenta las características del edificio, la adecuación estética de los paneles solares, y criterios de pluralidad lingüística y diversidad social.

Cómo funciona una ISF en un colegio

Lo primero es tender una instalación que capte y acumula la radiación solar. Las placas solares de estas instalaciones se colocan en terrazas o lugares que además sean fácilmente visibles para ciudadanos no relacionados con el centro. Luego las instalaciones ‘limpias’ se conectan a un panel de monitorización interactivo colocado en un lugar visible del centro escolar (un vestíbulo etc.).

Ese ‘gran mural’ recoge a tiempo real la radiación que reciben los paneles, la potencia que está produciendo y acumula la instalación escolar, y la temperatura que alcanza. Luego en la misma aplicación se muestra el equivalente en CO2 (dióxido de carbono) contaminante que se ha evitado emitir a la atmósfera y el equivalente en árboles adultos que debieran estar plantados para neutralizarlo. Además mediante un sistema de preguntas y puntos luminosos los alumnos pueden averiguar información adicional sobre la energía.

Trabajar en el aula una "fotovoltaica"

El esfuerzo pedagógico no se queda en una primera visita porque toda esta información está previsto que se pueda volcar a formato digital para ser procesada con ordenador, lo que permite analizar y tratar los datos tanto numérica como gráficamente, y que se usen en las sesiones docentes.

Para que los profesores puedan explicar la ISF a sus alumnos, se trabaja con los docentes en un sistema de talleres didácticos para Primaria y Secundaria dentro del programa escolar “Descubre la energía y cuéntalo”. A través de los talleres realizados en los centros se ha comprobado que los alumnos comprenden y conocen las energías renovables y su uso, y que relacionan el consumo de energía con el cambio climático y deterioro del ambiente.

El centro posee además un manual descriptivo de las instalaciones y junto al panel se colocan trípticos que explican su funcionamiento para poder hacer visitas autoguiadas, ya que está previsto que periódicamente se realicen visitas para escolares de otros centros, grupos específicos y público en general. Además se desarrollan actividades especiales entorno a estas instalaciones. Todos los centros que pertenecen a la red se señalizan mediante una placa informativa en la fachada.

Resultados prácticos en la factura de la luz

Los paneles de la red de colegios fotovoltaicos han generado en estos años para el Ayuntamiento unos ingresos de más de 33.000 euros a través la venta de energía ‘limpia’ a la red eléctrica, una cantidad que se reinvierte en nuevas actuaciones municipales. El total de energía vertida a la red ha sido de 75.315 kilowatios hora.

El estudio del rendimiento y producción de estas instalaciones fotovoltaicas municipales conectadas a red, ha dado como resultado la elaboración de una herramienta informática (denominada ISF_RED) que permite estudiar las desviaciones en la producción, mejorando el mantenimiento en las instalaciones, y calculando los períodos reales de recuperación de la inversión. También ha permitido al Ayuntamiento de Pamplona obtener datos reales para el análisis y estudio de las aplicaciones de la energía solar fotovoltaica en la ciudad.

Pero más allá de su vertiente económica las ISF producen un claro beneficio medioambiental ya que han evitado la emisión a la atmósfera de 37.280 kg de CO2, una cantidad que hubiere requerido la depuración a través de 1.864 árboles Como tercer vector de interés general, la red tiene una función concienciadora no sólo de estudiantes, padres y profesores, sino de carácter general. De hecho, este ejemplo ha dado lugar a la realización de numerosas instalaciones solares en Pamplona (en menos de 5 años, Pamplona ha multiplicado por 40 los metros cuadrados de instalaciones solares térmicas), y el conocimiento e interés ciudadano sobre las energías renovables se ha incrementado notablemente como refleja el número de consultas recibidas en el servicio de asesoría gratuito de la Agencia Energética (que ha pasado de 50 en 1999 a 232 en 2006).

13 instalaciones en seis años

En 2001 fue el Ayuntamiento el que se dirigió al colegio San Juan de la Cadena. Siete años después son los propios centros escolares los que solicitan al Ayuntamiento ser los siguientes en poseer una ISF. La campaña de difusión de la red ha excedido el ámbito académico lo que se ha visto reflejada en las solicitudes de información de diversos organismos. La Red de colegio fotovoltaicos ha conseguido involucrar a entes públicos y privados de carácter regional y local, y forma parte de un plan más amplio de desarrollo de las energías renovables en Pamplona: ha facilitado la creación de un marco legislativo para la promoción de la energía solar térmica, ha creado un marco institucional para la realización de nuevas actuaciones renovables.

NOTICIAS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> >>> 1184

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE