X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.

NOTICIAS

Utilizar más cobre en las instalaciones eléctricas ahorraría 109 millones de euros anuales gracias a sus propiedades conductivas del calor y la electricidad.

Compartir: 

El cobre es un material cada vez más utilizado en la construcción debido a sus múltiples propiedades. Entre ellas, destaca su excelente conductividad, que reduce el consumo energético al utilizarlo en instalaciones de agua, calefacción o electricidad. El cobre es el mejor conductor la electricidad y el calor, después de la plata, pero el elevado coste de ésta, convierte al metal rojo en el mejor material en relación calidad/precio para su uso en instalaciones industriales y del hogar. Por otra parte, este tipo de instalaciones garantizan su durabilidad al ser un material que no pierde ninguna de sus propiedades con el paso del tiempo.

Tuberías de cobre

Gracias a sus propiedades conductivas, la instalación de una mayor cantidad de cobre en las secciones de conducción en cables de alimentación eléctrica de edificios, tanto residenciales como de uso terciario o industrial permitiría obtener grandes beneficios, tanto económicos como medioambientales.

Los actuales estándares eléctricos prevén un dimensionamiento de los cables basado en criterios térmicos (evitar sobrecalentamientos) y eléctricos (limitar la caída de tensión en los circuitos). Sin embargo, se podría añadir un tercer criterio, que sería el económico: tener en cuenta el coste de las pérdidas de energía en los cables. Esto conduciría al uso de mayores secciones de cable, disminuyendo las pérdidas eléctricas y generando por tanto ahorros. La inversión aumentaría ligeramente, pero se recuperaría en un plazo breve de tiempo gracias a los ahorros generados en uso.

Aplicando este principio, se podrían ahorrar en España un total de 780 GWh/año, lo que equivale al consumo de 223.625 hogares. Esto supondría un ahorro de 109 millones de euros al año y un recorte en las emisiones de CO² de 234.000 toneladas anuales.

La utilización de instalaciones de cobre en el hogar también supone reducir el impacto medioambiental de nuestro hogar, ya que el cobre es un material que puede ser reciclado innumerables veces sin perder sus propiedades. La energía empleada en la fabricación de tubos de cobre reciclado es un 85% menor que si se fabrica con material proveniente de la extracción minera. Los países más desarrollados, entre ellos España, registran tasas de reciclaje superiores al 40%.

Por otra parte, al contrario que otro tipo de materiales sintéticos, el cobre es un material 100% natural, por lo que no contiene compuestos orgánicos volátiles que puedan migrar al agua suponiendo un riesgo para la salud. Para certificar su completa seguridad dentro de las instalaciones en el hogar, la industria del cobre se prestó de manera voluntaria a una Evaluación Voluntaria de Riesgos, lo que llevó a la industria del cobre a colaborar con científicos, autoridades europeas, estados miembro y la propia industria. La conclusión a la que se llegó tras varios estudios, fue que el cobre es un material totalmente seguro para la salud humana y completamente respetuosos con el medio ambiente.

El Centro Español de Información del Cobre (CEDIC) y el Instituto Europeo del Cobre (ECI) han puesto en marcha recientemente la campaña “El cobre crea hogar” para dar a conocer los beneficios que aportan las instalaciones de cobre en el hogar, debido a sus numerosas propiedades.

NOTICIAS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> >>> 1182

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

banner

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

PATROCINIO ORO

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE